Diferencias entre Inbound y Outbound Marketing

5 Diferencias entre Inbound y Outbound Marketing

A la hora de hablar de la estrategia de marketing en una empresa, es inevitable referirse a los conceptos de inbound y outbound marketing. Debemos tener muy claro que el marketing ha cambiado paralelamente al comportamiento de los consumidores. Las audiencias a las que hoy nos dirigimos no son iguales a las de hace 20 o 30 años.

Todo aquel que quiera especializarse en marketing digital debe tener esto muy claro. Los viejos métodos no casan con la filosofía inbound; la forma de comunicación ha cambiado y también la forma en la que nos dirigimos a nuestros potenciales clientes.

En esta línea, queremos que seas capaz de entender las diferencias entre inbound marketing y outbound marketing, ya que esto será determinante para desarrollar acciones que conecten con tu audiencia y te ayuden a lograr resultados.

5 diferencias entre Inbound Marketing y Outbound Marketing

Los conceptos de inbound marketing y outbound marketing se popularizaron a partir del año 2005, con el nacimiento de las primeras redes sociales. La llegada de la red 2.0 hizo que los usuarios cambiaran sus hábitos de consumo, lo que provocó que las marcas tuvieran que adaptarse.

Para empezar, el contenido se convirtió en el rey del marketing, tanto en los motores de búsqueda como en las mismas redes sociales. Ya no era posible intentar captar la atención de los usuarios a costa de bombardearlos con múltiples mensajes de publicidad directa. El usuario empieza a ignorar cada vez más la información que recibe cuando ésta no es deseada, ni le aporta valor.

Aquí es donde empezamos hablar del paso del outbound marketing al inbound marketing. Es decir, del marketing tradicional, enfocado en la propia empresa y los mensajes que ésta quiere lanzar, deja lugar ahora a un marketing enfocado en la experiencia del usuario, que aporta valor al cliente y no es intrusivo, sino conversacional.

Veamos cuáles son las 5 principales diferencias entre inbound y outbound marketing.

Enfoque en el producto o en cliente

La primera diferencia entre inbound marketing y outbound marketing la vemos en la metodología o el punto de foco.

Mientras que el marketing tradicional o outbound era de dentro hacia fuera, en el inbound marketing es de fuera hacia dentro. Es decir, el foco ya no está en la empresa, la marca o el producto, ya que éste no le importa en sí mismo al cliente, sino solamente a nosotros. Al cliente lo que le importa es cómo resolver su problema o necesidad.

Si hablamos al cliente potencial sobre sus necesidades y problemas, estamos desviando la atención sobre nosotros. La razón para llevar a cabo esta filosofía es muy clara; todo el mundo habla única y exclusivamente de su producto, su marca y su empresa, por lo que ya no resulta diferenciador.

Intrusión vs. Contextualidad

El marketing outbound o tradicional interrumpe al usuario. Los mensajes publicitarios aparecen en las calles en lugares estratégicos para que el cliente los vea. O se interrumpe el programa de televisión para introducir un mensaje publicitario sobre un producto o servicio.

Sin embargo, el inbound marketing no es intrusivo, sino contextual y conversacional. Por una parte, no interrumpe lo que el usuario está haciendo. Y por otra, la información que transmite se enmarca dentro de las búsquedas o las necesidades de información del usuario. El usuario elige ver esa información (un artículo de blog, un vídeo de Youtube…), sin que se le obligue a ello con técnicas agresivas.

Unidireccionalidad vs. Interactividad

Los mensajes de marketing tradicionales no son interactivos. El cliente potencial se encuentra con ellos, muchas veces a su disgusto. Pero no puede responder a estos, son unidireccionales.

El objetivo del outbound es que el cliente potencial haga una compra. Pero no es un mensaje dialogante, no pretende que el usuario transmita una necesidad, problema o pregunta. Es completamente unidireccional. Al igual que una valla publicitario, sólo podemos visualizarla, pero no responder directamente a la información que nos da.

Métricas precisas vs. especulativas

El outbound marketing es muy difícil de medir de manera precisa. Podemos observar sus resultados de acuerdo a algunas estimaciones. Pero conlleva un elemento especulativo.

Por ejemplo, si se lanza una campaña de anuncios televisivos, podemos analizar mediante encuestas y estadísticas si los anuncios influyeron o no en la decisión de compra. Pero los datos no serán completamente precisos, ya que intervienen una gran cantidad de variables.

El inbound marketing tiene en cuenta las métricas, ya que usa principalmente los canales del marketing digital. Todo lo que hace el usuario deja un rastro y es mucho más fácil de medir con datos. Si tenemos datos reales, podemos reorientar nuestra estrategia si la información que disponemos nos dice que no está funcionando. En cambio, con el outbound marketing los costes pueden dispararse y no es posible tomar decisiones ágiles. Por tanto, su presupuesto tiende a ser más alto.

Impersonal o creativo

Los mensajes de marketing tradicional son impersonales e indiscriminados. La segmentación es mucho menos precisa que en el inbound marketing. Se busca que el mensaje llegue al mayor número posible de personas para poder conseguir el mejor resultado posible.

Pero esos mensajes son impersonales, ya que van directos al usuario. No se aporta información contextual a lo que el usuario necesita saber. En cambio, en el inbound marketing se define previamente un buyer-persona y, a través de los datos que se pueden rastrear online, creamos mensajes específicos y creativos para ese tipo de cliente ideal.

La necesidad de adaptarse al Inbound Marketing

Muchos empresarios continúan pensando con los viejos parámetros del outbound marketing. Si bien este tipo de marketing no ha desaparecido y puede seguir siendo complementario del inbound marketing, la tendencia es clara hacia esta una nueva forma de entender la comunicación.

Si los medios y los clientes potenciales cambian, ¿por qué no deberían cambiar también las estrategias de un Plan de Marketing Digital? Desde esta perspectiva, cada vez más profesionales de las diferentes áreas se interesan por cursar un Máster Marketing Digital en Madrid con el objetivo de aprender nuevas estrategias, tendencias y técnicas que les permita llegar de forma más efectiva a la audiencia con enfoque al cliente, con un mensaje contextual, interactivo, medible, creativo y, en definitiva, rentable desde el punto de vista de la empresa.